Obrázky na stránke
PDF
ePub

DISCURSO PRELIMINAR.

Muchos uchos han comparado la Traduccion con el Comercio; pero acaso se

rán pocos los que hayan penetrado toda la propiedad y exâctitud que esta comparacion encierra. Yo he considerado que así como el Comercio mas útil y estimable es el que introduce en el Estado los géneros simples y de pri mera necesidad, así tambien la Tra duccion mas provechosa y loable es aquélla que enriquece nuestro idioma con los buenos libros elementales de las Artes y Ciencias. En la Poesía está generalmente reputado por tal el del Arte Poética de Horacio: y aunque este insigne Filósofo y Poeta le escribió, nó como un resúmen completo de reglas coordinadas, sinó como una mera Epístola instructiva dirigida al Cónsul Lucio Pison y á sus dos Hijos, ha sido

y será siempre un tratado de los mas
apreciables que la Antigüedad nos ha
dexado para guiarnos, no sólo en la
Poesía, sinó tambien en todas las Ar-
tes que requieren una acertada crítica,
un gusto delicado, y un fundamental
y sólido conocimiento de la verdad, de
la sencillez, de la unidad del decoro
y de la conseqüencia, caracteres que
distinguen las obras de los grandes In-
genios. A pesar del desaliño, y método,
Á
al parecer, inconexô que se nota en es-
ta Epístola (ó Libro, como Quintilia-
no (1) la llama) la utilidad de los pre
ceptos sacados casi siempre de la pro-
funda observacion de la Naturaleza, y
explicados con cierta concision y pulso
que Horacio supo usar, hace que el
original Latino de este célebre escrito
se parezca á los diseños de los sabios

(1) Lib. VIII. cap. III. de las Instituciones Oratorias.

[ocr errors][merged small][merged small][ocr errors]

Maestros que con algunos rasgos de pluma dibuxan una bien proporcionada figura, la qual, aunque delineada sólo en los principales contornos, sirve despues de admirable dechado para que otros lleguen á pintar una figura prolixamente concluida."

2. Las excelencias del Arte Poética de Horacio se hallan reconocidas y elogiadas por Literatos de distintos siglos y naciónes, á excepcion de Julio César Escaligero, que, llamándola Arte enseñada sin arte criticó muchos lugares de ella, acaso por que la Poética que él había compuesto le parecía superior á todas, cegándole el amor propio y la envidia. La importancia de la Version de aquella Epístola en idioma y verso Castellano me incitó á emprender esta taréa; aunque debiera haberme disuadido del intento la suma dificultad de penetrar bien el sentido del original, y de expresar la fuerza

de él con versos inteligibles, algo cor rectos, y ligados á la dura lei del consonante. Pudiera tambien haberme retrahido de mi propósito la considera-. cion de que ya tenemos en nuestra lengua algunas Traducciones de esta obra hechas en verso; siendo las principales y mas conocidas las que en distintos tiempos escribieron el Licenciado Vicente Espinel, y el Jesuita Catalan Joseph Morell. Pero el atento exâmen de ambas me confirmó aun mas en la idéa de que necesitábamos todavía conocer mejor á Horacio.

3. Ni el deseo de censurar por capricho á estos dos Autores, ni el de ensalzar mi Version son los que me mueven á criticar aquí, aunque nó mui individualmente, los palpables defectos en que ambos incurrieron; sinó el anhelo de que, desengañado el Público literario de la imperfeccion de aquellas Traducciones, conozca no ha sido

« PredošláPokračovať »